Oh, queridos míos

Tiene más mérito descubrir el misterio en la luz que en la sombra
Todo gran artista tiene el sentido de la provocación
Los estúpidos no ven lo bello sino en las cosas bellas

– Arthur Cravan

 

la verborrea académica, queridos míos, es nada menos que el hijo bastardo

del discurso político escupidor de demagogia del que tanto les gusta

renegar

quejarse sin cesar

Oh, queridos míos

hace años que graduaron sus órganos sexuales e hígados

de la profesión

[leyeron tantos libros de complejidad que ya no recuerdan cómo cagar sin ensuciarse]

y aún siguen aullando los mismos enunciados

que le copiaron al profesor que creyó ser original

en los noventa

y que le copió a su profesor en los ochenta

y que le imitó a su profesor en los setenta

y hacía atrás atrás atrás todas las generaciones

hasta llegar a la absoluta muerte de la

creatividad

Oh, queridos míos

Nadie quiere saber que allá en la Iberia

MMS no está enterado de que

existen

[su oficina en el fondo del campus brilla sin su presencia, tiene cosas que hacer fuera]

no sabe siquiera que lo idolatran

[algún piadoso habría que recordarle que acá ustedes lo leen en fotocopias, ¡oh oh oh!]

es muy probable que no logre recordar

sus nombres si se los dijeran

y lo seguro es que tampoco le importe

[viejo gachupín tanto nos enseñas menos la humildad en el Xerox sagrado de tu obra]

Un día, queridos míos, aprenderán nuevas palabras

nuevos enunciados

y nuevos párrafos para llenar sus diarios

de opinión

un día escucharán ritmos distintos

a los que las charlas de cervecería los llevan a

reconocer

[cuando disfruten el corazón y no la hueca expresión]

un día, queridos míos,

dejarán atrás la pedantería inerte y asquerosa

del que repite como loro

lo que su maestro dijo

un día que estaba harto del mundo

y que llegó a casa, después de deslumbrarlos,

a fornicar sin ganas

y beber hasta olvidar

Un día de estos, queridos míos

[quién sabe si hoy]

dejarán de ser un grupo de eternos

envejecidos

parlanchines de sábado por

la

noche

mayo, 2014

Deja un comentario