PLAYA VENTURA BLUES o poema semi-virgen a 36° C

en

Jack, conocí a tu hermano

Gerard

el mar

yendo y viniendo

en espuma

hablando de ti

siempre

de ti

 

 

Una carretera interminable

¿caminaste distancias

como esta,

Jack?

 

Línea recta eterna

aves patrullan

nuestro paso

— yo pienso en la línea

recta del paraíso —

 

Una playa que ha visto pocas

almas humanas

te ve apostado en

las rocas

pensando en el tiempo

en tu hermano

en Memerè

en mí

 

¿Son estas vacaciones

o una forma

del mundo para

decirme

cómo abrir los

ojos

a mi propia

vida?

 

 

Perro en la arena

la vida se sacude

y juega olfatea

he ahí un ser vivo

que no es amigo de nadie

ni mejor ni peor

sólo es.

 

 

Gato nocturno que se jura

a sí mismo

que nadie puede verlo

es un milenario

ninja

con ojos de cosmos.

 

 

En Playa Ventura

todos son familiares

— tantos Pérez

como el mundo no había

visto nunca—

En Playa Ventura la gente te mira

y sonríe

pasea en cuatrimoto

— rentada x hora—

 

En Playa Ventura no hay teléfono

— horror para el citadino —

En Playa Ventura los perros se

sientan junto a ti

en la arena

y te dan la espalda

mirando al

mar

 

En Playa Ventura la tierra

tiembla mientras

tomas un

baño

y brilla el sol mientras

tomas una

cerveza

 

En Playa Ventura no hay internet

— el mundo no sabe de ellos —

sólo un lugar donde

el moreno anfitrión te

recita la enorme clave

de memoria

sonriendo

— no necesitan al mundo—

 

 

En Playa Ventura escribo

con arena en

mis pies

el mundo en

millones de mundos

bajo mis plantas

— las olas se mueven /

viento / yo mismo

observo / sonrío —

 

En Playa Ventura entierro los

pies

profundo

en la arena

 

¿Tocarán a los tuyos

del otro

lado?

 

 

Grandes porciones de roca

resguardan las olas

que chocan

como titanes

rugientes

sin ninguna clase

de piedad

 

Escribo con las manos

llenas de arena

quedan pegadas

al papel

pequeñas partículas

del mundo

 

 

Mis barbas calientes por el sol elevan mi rostro un poco más al cielo

 

 

Uso mal una hamaca

no logro controlar mi

peso

No caigo

solo hago

mi peso un poco

menos humano

 

Mula de seises que

nunca llega

brisa que azota

mi espalda

el infinito del mar

se asoma

sobre mi  hombro

 

 

Jack

leo a Allen a centímetros

del suelo

cerveza va y viene en

la garganta

poesía en los ojos

arena en el

estómago

 

Dos leones de felpa

miran al horizonte

infinita selva de

agua

 

Pacientes animales sin

vida cuyos ojos

de ángel selvático

siembran esperanza

de futura

descendencia

 

El salvavidas los aleja del

agua

olas que rompen

rugen como dos grandes

leones

uno en cada

esquina del

cosmos

 

 

Gerard es infinito,

Jack

Ginsberg infinito,

Jack

Océano infinito

Jack

¿Seremos infinitos

una vez que

cerremos los ojos

a la oscuridad

de la vida?

 

Ustedes son el mar que traga

sin masticar

enorme Gerard

Jack

Allen

Mario Santiago

Efraín

Bill

Enormes todos los que

saltan a la memoria en un segundo

cuando rompe la ola

 

Frente al infinito Adán

que llena nuestras

copas

Él, primer hombre vivo

ennegrecido x el sol

x el sol de

1 millón de días

 

Pelota que rebota de un lado

al otro

juego con un hijo de

la tierra

— otro niño pequeño, desnudo

cava las tumbas

del futuro

tras las plantas: una visión inolvidable—

 

Sonido del mar en mi oído

¿costumbre capaz

de perdurarme?

— traga tierra y es

tragado—

 

Tiempo de volver antes de que me engulla.

 

** Poema incluido en el libro “Prefiero ser delgado que famoso

Deja un comentario