SINFONÍAS, poesía transcontinental en cadáveres exquisitos

Como lo dije antes, presentar un libro es una tarea puerca en sí misma. Te lleva a lo más ruin de la humanidad y cada vez más bajo. Corres el riesgo de ser el causante de que algunas decenas de personas —pocas, pero suficientes— decidan no volver a asistir a evento similar en lo que les resta de vida terrenal. Pero es un riesgo que hay que correr, y a mí en particular me queda como el único deporte extremo que practico hasta ahora —cuando tenga bici igual pruebo otros—. Y he caído en este riesgo ya en unas 7 ocasiones.

El 11 de febrero salieron al mundo las SINFONÍAS, un libro compuesto por una serie de cadáveres exquisitos escritos entre México y Buenos Aires. Entre Odeen Rocha y Esteban Moscarda, y editado por José Fons, de Textual Editorial.

 

11025821_10153096379529281_3886790267131813072_n

 

Una presentación que ya se empieza a acomodar en una dinámica que, con base en mi corta experiencia, sale un poco de los límites solemnes y de bacanal entre los que generalmente se llegan a enfrascar los libros de poesía y sus primeras salidas en sociedad. La primera regla es NO divagar sobre la biografía —cortísima o nutridísima— del autor. La trayectoria está latente con el autor presente ahí, parado y hablando de su obra y sobre todo, leyéndola.

El protagonista del evento es el LIBRO y sus POEMAS, no los autores.

Cosa que finalmente es lo que a todos nos interesa: que lo que escribimos llegue a ser leído. Que la poesía cause imágenes en los demás, que los logre llevar por algún camino en que su imaginación los saque de la realidad por un rato, comenzando a crear otro mundo. Y termine el libro agradecido de no haber comprado un bodrio aburrido nomás pa’quedar bien con uno.

Lectores, amigos entrañables y amados, comentaristas y música. Además de la convivencia y bebida. Presentaciones que sean una fiesta, que aunque sea breve, deje pretexto para seguirla otro día en otro lugar con los mismos poemas o con otros distintos.

La lectura de Esteban Moscarda —poeta chingón cosmogónico— desde la ciudad de Buenos Aires. Ayudado de la grabación de un video, Moscarda nos acompañó en la lectura de dos poemas contenidos en nuestras SINFONÍAS para que los asistentes en el Foro Hilvana lo vieran y escucharan hasta la cochina ciudad de mejico. Acento porteño y poesía transcontinental:

Más videos por favor, Esteban.

 

10986952_10153059655114281_1008938641793295433_n

 

La música en ruinas de TYPHON. Donde tomaron varios poemas de SINFONÍAS y los convirtieron en otra modalidad de lectura eléctrica entre guitarra, computadora y voz. Puerco sonido guitarresco de Mikel y la voz truculenta de Lucero. Hagan más.

Ver video acá.

 

10393148_10153059653474281_3817999933686355916_n

 

Los comentarios hechos por la camarada poeta Frizia Guerrero. Ella es la parte daaarks/arquitectónica de la banda Textual. Aquí Frizia desmenuza las SINFONÍAS en una metáfora caníbal con el uso del lenguaje. Reproduzco acá íntegro el texto de onda friziana:

 

10978486_10153059653679281_8441636618626478375_n

ES UN RITMO binario que ha yuxtapuesto melodías. Canto armónico de dos poetas caníbales: Odeen Rocha (México) y Esteban Moscarda (Argentina)

vuela por los aires el aliento de la locura
que recorre Buenos Aires y México capital
(…)
un cadáver que hoy nos merendamos
porque es tiempo de que las letras crucen volando de un lado a otro
y empiece a brotar el mundo
otra vez

ELLOS,
[HAN HECHO (acción) que sus sonidos (poesía/poemas) repiqueteen amalgamados (parecen seres insaciables respecto a su producción).

Sonar como contrabajo,
como cello en celo,
como violín poseído,
como guitarra de alas,
como sintetizador de atardeceres (…)

INSPIRADOS y promisorios (hay que leer más tanto de Odeen como de Esteban) ambos autores construyen y asientan una idée fixé: Idea fija o tema principal (término introducido por Héctor Berlioz) tan profano como la cotidianidad de la que no estamos seguros, mas entrevemos en el reflejo de nosotros mismos sobre el rostro y corazón de los otros y tan metafísico como proyecciones que nos empujan a soluciones delirantes].

Diosa del antiguo mundo
ven a mí
yo soy el velo que te cubre
la boca y las ideas
mira a mis ojos
ahí estamos
siendo miles
cuando ni tú ni yo somos
nadie

SINFONÍAS es una composición melódicamente canibalesca es, (en sí misma, y como explica Odeen un ejercicio tipo cadáver exquisito), exquisito cadáver caníbal con propiedades regenerativas en sus intuitivos versos (contenidos en 23 poemas).

ESTEBAN y Odeen hispanohablantes, son devoradores de los restos de sus versos y de otros muchos versos (tan caníbales) nos muestran cómo mastican tegumentosas estrofas y tragran los acordes que exponen contundentemente con discurso profético cadencioso y consonante. Guían y empoderan a los lectores y oyentes para que codifiquen los matices rojizos de sus talentos expuestos.

Cuando despertó, el pene más grande del cosmos
lo miraba, tranquilo,
saboreando sus cavernas interiores.
El futuro no es lo que solía ser,
dijo un anciano de capa negra y ojos
de dvd
¡El futuro está lubricado!
exclamó Barbarella mientras la máquina
la mataba de placer.

¿Cómo ser santo si cada mañana
el cerebro pide a gritos
un bosque de árboles que lloran
sangre?

LOGRAN evidenciar inquietudes que delinean los tonos y semitonos de abatimientos fijos en las tonadas deícticas que integran el dialogar a solas, de ellos:
(siendo) Poetas.

cada golpe del ritmo
las hará moverse
una cadera
a la vez.
Bailen, pues,
que la vida las arrastra
sobre un escenario,
lleno de pechos calientes,
sueños de hombre en celo (…)

LA CONCORDANCIA viso auditiva que han erigido (éstos poetas), redunda en representaciones mentales de melodías armoniosas perceptibles a través de la partitura literaria que nos obsequian aun cuando atrincherados gozan nuestro transitar sobre las líneas de su ejecución.

¿Cómo logras que tus ojos miren desde dentro al mismo tiempo que tu boca se abre y muestra tu verdadera mirada, tu verdadero yo? (…)
Tu espejo-puerta se abre lentamente.
Caes, y piensas que la vida es caer, siempre, entre gotas pesadas de lluvia y vientos del tamaño de los gigantes de hielo, entre los caídos que no saben los vericuetos de la gravedad, entre Newton y Einstein tomando el té en una mesa que cae.

LA ORIGINALIDAD de (éstas) Sinfonías las coloca, como una propuesta orquestal literaria de trascendencia, ya que, alcanzan transformaciones hedónicas a partir de las resonancias, los silencios y los tiempos teorizados y configurados a la distancia. Entornos símiles facilitan y complementan acertadamente conceptualizaciones; presentan y representan (por virtud poética) abstracciones condensadas de substancias y emociones que marcan su secuenciación.

-boca abierta como queriendo decir algo
algo que incendiará la mecha
de los últimos días.
Oh, las galaxias
cosmos que mueren cada vez que
parpadeas whisky en cataratas
cuerpos que caen por sus fauces
lights of dead lovers

ligth of muerte
días que transcurren all the way to the infinite
with the sorrow of your sueños
tirados al borde de la cama
Y en el principio, la catedral.

El viejo sabe de caminos
Y texturas.
El viejo ha arremolinado las nubes de tu consciencia,
Cielo turbio realmente, cielo plomizo
Lleno de mierda aplastando ciudades de chatarra.

Cielo esperando ser negro, cielo esperando culearse a la luna.
Y el viejo habla.
Sin palabras.

—estoy de pie, tras el viejo, en la multitud con todos mis ojos puestos en tu futuro—
El momento en que sabes de cierto que todos esos ojos todos esos yoes todos esos viejos
SON TÚ MISMO

vida que no es más el intermedio entre cascadas de fuego
cielos que rolan colores, del gris al violeta y del violeta al negro
pasa por el rojo intenso que siembra un terror natural y prehistórico
tensión en las almas que radican en cada porción de terreno

somos poco menos que graciosas creaturas
homínidas
poco racionales
que damos por hecho que los misiles llevan los nombres
de aquellos a los que nunca querremos.

¿Son los misiles las sales que escurren de tus ojos?

La mente en su laberinto se pierde sin remedio
a un ritmo que sólo ella misma entiende.

Come’on boy
don’t let down this world in your eyes
Marcha sin pensar hasta el final

(Que finaliza con) NUEVE movimientos emanados del seo que residen nocturnos Odeen y Esteban y desde el que nos invitan o adoctrinan para (un poco caníbales, también) devorar la holística de sus Sinfonías.

 

10460775_1401111660194706_6058144185328444376_n

 

SINFONÍAS, un libro de Esteban Moscarda y Odeen Rocha está disponible en TEXTUAL Editorial y aquí en la sección de Contacto.

TEXTUAL Editorial, colección Reivindícate poeta:
Tirajes Mínimos. Poesía MÁXIMA.

 

Deja un comentario