Número equivocado

Hacía un buen tiempo que Paul había decidido desconectar su teléfono. Parecía no tener remedio que cada vez que sonaba pidieran hablar con personas que no vivían en su casa y que jamás había visto en su vida. Un domingo, justo al medio día, alguien tocó a su puerta. — ¿Sí? —Señor, Quinn, qué alivio…